Plaza Independencia

Abr 03, 2017 Categoría: Sitio Turístico: Plazas y Parques

Un detalle a tener en cuenta son los asientos de piedra natural sobre calle Patricias Mendocinas, en los sectores de las paradas de colectivos pensados para los pasajeros o bien para el público en general, y que reemplazan a los anteriores de hormigón, habiéndose prolongado su extensión. Son continuos y solo se interrumpen para dejar espacio a las farolas que iluminan el lugar. El ingreso por calle Patricias Mendocinas, desde la Peatonal, cuenta con un gran cantero con macizos florales, y en el centro, a todo lo largo, una extensa fuente con juegos de agua centrales y laterales iluminados en blanco y celeste, que secuencia movimientos ondulares como el paño de nuestra enseña Patria.

Parquización y riego

La idea de parquización, proyecto de los Ing. Agr. Ana M .González y Alejandro M. Ortega, fue la de mantener espacios abiertos. Por ello es que se trató de dejar solamente árboles, césped y flores. En los sectores que necesitaban arbustos, se colocaron los de tipo rastrero o aquellos que no producen masas muy compactas.

Se implantaron 70 árboles, 150 arbustos, 2.200 plantas colgantes y 55.000 plantines de flores, tales como petunias, pensamientos, caléndulas y alisos. Han sido distribuidos sobre todo en los accesos a la plaza y bordeando sectores que se deseaba resaltar como las fuentes y el escudo.

El riego se previó por aspersores emergentes. Los distintos sectores del sistema se accionan automáticamente con programadores. Los arranques de bombas y trabajo de válvulas eléctricas permiten el funcionamiento automático, semiautomático o manual y variación del tiempo según cada estación del año y sus necesidades.

Su historia

En sus primeros años, la Plaza que llamaban Parque, estaba demarcada por una balaustrada y tenía en el centro un lago artificial, que era su mayor atracción. Para los chicos funcionaba una calesita tirada por un caballo. La Plaza se erigía como símbolo de encuentro de una pujante ciudad. Para evitar accidentes fatales, en 1886 el lago es reemplazado por una fuente ornamental, que se retira en 1927, cuando se coloca la piedra fundamental del nuevo Palacio de Gobierno. La obra queda paralizada, luego de su primera etapa, debido a la imposibilidad de financiación cuando ya se había construido el subsuelo.

En 1941 se inician los trabajos de remodelación en base al proyecto del Director de Parques, Calles y Paseos, Arq. Daniel Ramos Correas. En 1945 es llevado al corazón de la Plaza el Museo de Ciencias Naturales, que actualmente se ubica en el Parque San Martín (Playa Serrana). Luego, en 1968 es inaugurado el Miniteatro Municipal en el sector norte del subsuelo de la Plaza. La terraza del teatro fue varias veces escenario del espectáculo Vendimial de la Ciudad de Mendoza.

 

Durante la primer gestión del Dr. Víctor Fayad (1987-1991) se comunica la Plaza con la Avenida San Martín mediante el Paseo Sarmiento, se inaugura la remodelación del Museo Municipal de Arte Moderno y se refacciona el teatro Julio Quintanilla. El 5 de mayo de 1995, luego de nuevas obras de remodelación, es inaugurada la Plaza, proyecto de la Arq. Nilda González, adecuada a los requerimientos de uso sin modificar el carácter de identidad que adquirió hace más de 50 años.

El espacio donde se ha ejecutado la renovación consta de una superficie de 55.000 metros cuadrados, de los cuales 980 metros cuadrados son producto de haber incorporado para la circulación y como espacio verde, el estacionamiento que existiera frente al Plaza Hotel y Teatro Independencia.

Por ser la plaza Independencia un patrimonio cultural de la ciudad de Mendoza, el proyecto encarado por la comuna se encuadró dentro de los parámetros propios de una reparación y adecuación a los actuales requerimientos de uso, sin que se modificaran el carácter y la identidad que adquirió hace más de 50 años y que ha llegado hasta nuestros días.

Valoración del Granito como se lo obtiene en la naturaleza

El trazado y las circulaciones se han construido en su totalidad por el avanzado estado de deterioro en que se encontraban. Tal como se lo concibió originariamente, se diferencian dos zonas, una ubicada al este de la prolongación del eje calle Mitre, y la otra al oeste de dicho eje.

En el primero de los dos se jerarquizaron los pisos de las circulaciones principales, construidas con granito rojo-dragón fiamantado, cuya superficie tratada en la llama permite lograr una valoración del granito como se lo obtiene en la naturaleza, siendo apto para brindar seguridad a los transeúntes, porque es antideslizante y no requiere mantenimiento, pues se trata de un material de gran dureza.

Los caminos ejecutados con este material son los ingresos por Mitre, por Espejo al norte y por Rivadavia al sur: desde el paseo Sarmiento al este y las diagonales que ingresan desde Rivadavia y Patricias Mendocinas y desde Espejo y Patricias Mendocinas.

La gran explanada central también se ha tratado con granito fiamantado, en el semicírculo que va desde el ingreso del teatro "Julio Quintanilla" al Museo Municipal de Arte Moderno, con líneas diagonales construidas con granito pulido del Salto de 0,15 m de ancho. Los pisos restantes se han construido con hojas de hormigón armado vibradas y premoldeadas.

Para darle unidad al conjunto, todos los pisos, tanto los de granito como los de hormigón, llevan una guarda lateral, en la que se han combinado piezas de granito rojo dragón pulido con laja negra de San Luis, bordeado por granito rosa del Salto pulido.

A continuación de esta guarda, que da unidad al solado, se ha alineado un borde de laja negra de San Luis, a modo de banquina, sobre la cual se ha ubicado farolas, bancos, carteles, papeleros y bebederos, alrededor de los espacios verdes.

En los ingresos se ha realizado tratamiento diferente, combinando el granito fiamantado rojo dragón con gris mara y la guarda en algunos casos, o piedra laja negra San Luis en otros.

 

 Friso de la Independencia

El friso: "La Libertad, esa gesta anónima". Eliana Molinelli fue la autora del conjunto escultórico. Mirándolo de frente, a la izquierda se observa una mujer indígena montada sobre un caballo, que porta en sus manos un crucifijo, símbolo de la evangelización. La etapa colonial esta sugerida seguidamente por la representación de una reja con tales reminiscencias. El paño siguiente nos ofrece la dramática visión del oprimido, del esclavo- un hombre que da la espalda con sus manos atadas arriba- y a su lado, el mismo hombre ya liberado. El mural de la derecha también ofrece figuras en alto relieve referida a tres entidades: la familia, los inmigrantes y el trabajo y la cultura, la primera, por ser la célula básica de la sociedad, el primer ámbito sociabilizador motor de la integridad del ser humano. El paño siguiente es un homenaje al inmigrante, al trabajo y al esfuerzo que levantó esta provincia. Finalmente, el homenaje a la cultura alude a su gran fuerza liberadora, como queriendo decir, en un lenguaje sin palabras: sin cultura no hay independencia.

Toda la fuerza que emana del conjunto escultórico se sintetiza en el gran elemento central. Sendas moles de bronce pintado, de gran plasticidad y movimiento, plasman para siempre los dos campos celestes de la bandera nacional. La franja del medio será eternamente móvil, porque está representada por una cascada de agua que simboliza el permanente fluir de la historia hacia el futuro, poderoso como un torrente, pero a la vez inasible, siempre dependiente del sol, fuente de la vida y símbolo de los incas y de la nueva y gloriosa Nación. De las partes redondeadas que rematan el friso, caen chorros de agua que representan las acequias mendocinas. La obra ha sido realizada en bronce florentino. Cabe recordar que en la época de don Daniel Ramos Correa se había concebido un friso que no pudo concretarse. La municipalidad por aquel entonces había llamado a concurso y el escultor Lorenzo Domínguez fue ganador, quien en 1943 realizó el anteproyecto y algunas pruebas en el aula de la Academia de Bellas Artes de la U.N.Cuyo.

Museo Municipal de Arte Moderno de Mendoza- MMAMM

Abr 01, 2017 Categoría: Sitio Turístico: Museos y Teatros

Es en los primeros años de la década del ´60, cuando un grupo de artistas, críticos, historiadores del arte y otras personalidades vinculadas al campo cultural, expusieron ante las autoridades provinciales la idea de crear un museo que diera cuenta de la producción artística mendocina con un perfil pedagógico orientado a acortar las distancias entre las artes y el público en general. A pesar de tener claros estos objetivos, se carecía de un modelo definido para dar forma a la institución. Por este motivo en diciembre de 1962, la Intervención Federal en Mendoza, haciéndose eco de la propuesta grupal, encomendó a Delia Villalobos la misión de recavar información sobre la organización y estructura de los Museos de Arte en Europa y en los Estados Unidos. Villalobos buscó entonces el asesoramiento de la OEA y la UNESCO en esos asuntos y tomó como modelo el de los museos norteamericanos. Elaboró entonces, a mediados de 1963, el plan de creación del Museo de Arte Moderno de Mendoza. Sin embargo el proyecto no se concretaría de inmediato debido, fundamentalmente, a que las gestiones para adquirir un local donde funcionara el museo resultaron infructuosas. A pesar de esta situación los registros documentales indican que el museo comienza con sus actividades, aún sin contar con sede propia, desde el mes de julio de 1964 con el nombre de Museo de Arte Moderno de Mendoza. Hacia fines de 1966, el por entonces Intendente de la Municipalidad de la Capital, vicecomodoro (R) Ricardo Milán, se propone retomar el plan de creación del Museo de Arte Moderno de Mendoza. Para ello designa en enero de 1967 a Delia Villalobos como Jefa del Departamento de Cultura de la Dirección de Promoción y Cultura de la Municipalidad de la Capital, asignándole la tarea de organizarlo. A tal fin el municipio cede las instalaciones del ex Consejo Deliberante (Av. España 1342) para que allí se instale el ahora rebautizado Museo Municipal de Arte Moderno de Mendoza (MMAMM). El 31 de julio, Villalobos es designada Directora de la flamante institución, siendo oficialmente inaugurada el 8 de agosto de 1967. El patrimonio artístico inicial para el MMAMM provino fundamentalmente de tres fuentes. En primer lugar, la Municipalidad capitalina organizaba desde 1945 el “Salón Bienal Municipal de Arte Plásticas” (pintura, dibujo y grabado), algunos de cuyos premios pasaron a formar parte del acervo del museo, así como también pasó a manos de la institución la organización de dicho certamen artístico, que pronto se convirtió en el principal medio de adquisición de obras; en segundo lugar, Delia Villalobos había sido nombrada representante en Mendoza del Fondo Nacional de las Artes (FNA), institución creada en 1958 con el objetivo de federalizar el arte argentino mediante donaciones de obras a museos provinciales. Por intermedio del FNA el MMAMM recibe en 1967 la donación de una importante cantidad de obras de artistas argentinos de destacada trayectoria; finalmente debemos mencionar los préstamos de obras realizados por artistas locales, muchas de las cuales pasaron a engrosar la colección permanente del museo.

En 1972 el museo es trasladado al edificio en que actualmente funciona la Subsecretaría de Turismo de Mendoza (Av. San Martín 1143, 1° piso). Para entonces ya se había posicionado como uno de los Centros Culturales más importantes de la provincia, siendo sede de los más destacados certámenes y muestras de artes visuales locales. El 30 de agosto de 1991 es inaugurado el nuevo edificio del MMAMM, en el subsuelo de Plaza Independencia, espacio en el cual aún se encuentra en funcionamiento esta institución orientada a la promoción del conocimiento y la preservación de la cultura artística mendocina.

Contacto

  Subsuelo Plaza Independencia
  (0261) 425-7279
  mmamm@ciudaddemendoza.gov.ar

El Museo Municipal de Arte Moderno de Mendoza permanecerá cerrado al público por un período aún no establecido. Las oficinas y el personal seguirán trabajando normalmente, realizando trabajos internos referidos a archivo, restauraciones, conservaciones y proyectos museológicos en general.

Ruinas Jesuíticas de San Francisco

Abr 01, 2017 Categoría: Sitio Turístico: Museos y Teatros

Las Ruinas Jesuíticas de San Francisco están ubicadas en la esquina Oeste de la plaza Pedro del Castillo. El edificio fue construido por los jesuitas entre 1716 y 1731. En el año 1767, cuando la Compañía de Jesús fue expulsada de los territorios hispanoamericanos, la iglesia pasó a manos de la orden Franciscana. En el año 1861 fue destruida por un terremoto devastador.

El lugar fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1941. Actualmente, aquí se aprecian sólo las ruinas del templo jesuítico, únicos restos visibles de la antigua Ciudad de Mendoza. En el lugar existe un Centro de Interpretación para el rescate y conservación de su patrimonio.

Contacto

  Ituzaingó y Beltrán
   (261)4256927
  Lunes a viernes de 9 a 17 hs.
  museofundacional@ciudaddemendoza.gov.ar

Museo Área Fundacional

Abr 01, 2017 Categoría: Sitio Turístico: Museos y Teatros

Mendoza fue fundada el 2 de marzo de 1561 por Pedro del Castillo. Gran parte de la Ciudad  fue destruida 300 años después por un terremoto. Pocas construcciones quedaron en pie, una de ellas son las Ruinas de la Iglesia de San Francisco, ubicadas en la esquina de calle Ituzaingó y Beltrán.

La Municipalidad de la Ciudad de Mendoza  realizó un importante y duro esfuerzo para recuperar y preservar su patrimonio arquitectónico. Se remodeló la Plaza Pedro del Castillo encontrando verdaderos tesoros en sus excavaciones, como los restos del original Cabildo de la época colonial y la fuente que nutría de agua a sus antiguos pobladores. En este predio donde se fundó la Ciudad de Mendoza se encuentra también el Museo del Área Fundacional (MAF) donde se puede apreciar en su interior excavaciones con vestigios de la antigua ciudad, cuenta con diseño expográfico para públicos con discapacidades motrices y visuales

Este es un museo arqueológico “de sitio e interpretación”, único en su tipo en la ciudad. Su objetivo principal es el de proteger y exhibir los restos materiales hallados en el lugar, pertenecientes a nuestro patrimonio. Las salas de exposición permanente exhiben, a través de diversos medios didácticos, las fases del poblamiento territorial mendocino y el crecimiento de la Ciudad.

En el costado norte del Museo funciona un café restaurante especializado en comidas típicamente cuyanas. El Museo cuenta con una boutique donde se pueden adquirir productos regionales, artesanías y libros. El área posee un servicio de vigilancia con apoyo monitoreado a través de cámaras localizadas en su interior y en la plaza.

Cámara Subterránea

La Cámara Subterránea protege las ruinas de la fuente construida en 1810, cuya función era abastecer a la población de agua proveniente de manantiales del Challao, situado 12 km al Oeste de la Ciudad. El agua discurría por un acueducto cuyos restos también se pueden apreciar en esta cámara.

Por encima de la fuente del siglo XIX se conserva la fuente de 1930, construida por encima de la primera. Próxima a la fuente colonial y un metro por debajo del nivel, los restos de un hornillo proporciona la evidencia de la presencia Huarpe en nuestro suelo 2.000 años antes de la conquista.

MAF

  Dr. Horacio Chiavazza
  Beltrán y Videla Castillo - Plaza Pedro del Castillo - Mendoza
  (0261) 425-6927
  museofundacional@ciudaddemendoza.gov.ar

En la Bici, Sistema de Transporte Público de Bicicletas

Mar 09, 2017 Categoría: En la Bici

“En la Bici”  es un sistema integrado de transporte, basado en el uso compartido de la bicicleta. Los rodados pueden retirarse de paradores ubicados estratégicamente en distintos puntos de la Ciudad de Mendoza y Godoy Cruz y, luego, deben entregarse en la estación más cercana al destino. De esta manera, continuamos brindando diferentes opciones para […]

¡Unite a nuestras redes!